La deprimisión se pone a tocar,
el aeropuerto viaja con termitas.
Muere el cuerpo cuando no llegás.

Abajo del acolchado
no hay conexión a Internet.
Muere el cuerpo cuando no estás.

Tu padre vive en un avión
y el gato tiene pulgas.
Pulgas las del perro muerto
de la carretera
que nos contaba sobre
escuchar canciones en avión,
donde solo suena el cencerro
y las almohadas de clase A.

El martillo está apurado,
la escalera suena hace años,
la bolsa de basura del techo
y el cuerpo que muere cuando no hablás.

Un grito de apagar cuotas
y el cuerpo sigue sin llegar.

Anuncios