Otro viernes en el mismo lugar,
los fantasmas pasean por las mesas,
las margaritas no llegan a tomar.

Cuentan sus historias
de noches trasparentes,
de mañanas que no pudieron bailar.

La carretera se pobló de sirenas
que cantan en silencio
y los lobos empezaron a temblar.

Las sirenas pasean con fantasmas
otro viernes en el mismo lugar.

-El título lo inventó mi vieja o mi viejo, Cortázar le dio color y yo lo robé-

Anuncios