Estaba en clase, pedí para ir al baño. Cuando doblé en la esquina del pasillo, rápidamente tuve que pegarme a la pared; era un tipo que venía corriendo, un metro 80 de altura más o menos y una motosierra prendida al hombro. En cuestión de segundos veo a la directora que se asoma y lo ve, claro, lo sale correteando, todas las clases mirando aquel escándalo. En cuanto se escucha un grito aterrador de parte de la directora: “¡VOOOOOOOOS!”, “¡SÍ, VOOOOOOOS!”, “¡EL DE LA MOTOSIERRA PRENDIDA!”, “¡¡¡SACATE EL GORRO!!!”.

————————————————————————–

Cuento hecho en el 2014

Anuncios