Primero me mataron,
después me amenazaron de muerte.
Me reconstruyeron el cerebro
y me dijeron que desde ahora soy ciega.
 
Me cortaron las alas,
me quemaron los ojos,
me taparon la boca,
me llenaron la cara de abrojos,
me ataron y me golpearon,
me encerraron y me mataron.
 
No puedo gritar,
el planeta me quiere ahogar.
No hay tierra,
solo polvo.
 
Hay puertas cerradas,
rejas clavadas,
clavadas y calladas,
manos que trepan desde el desquicio,
y candados obligados al silencio.
 
Las ventanas son negras,
la libertad no tiene movimiento.
 
Entre rejas y puños,
te busco y no te encuentro,
me busco y no me encuentro;
hoy no hay viento,
solo olor a encierro.
————————————–
Escrito en el 2012
Anuncios