No more Riders on the Storm;
Durazno y Convención
y un pique hasta Palermo.

Ni gente, ni ruidos,
los autos se durmieron,
las palmeras también.

No hay remeras de Pantera
con tatuajes que caminan.
Al fin se fueron
los chetos con parlantes
en ruedas de diamante.
No están los ñerys,
ni Jaime, ni Luisito.

Hoy no juega Peñarol,
y Suárez no metió gol.

Desaparecieron las vinerías
y el olor a guiso,
los perros no postrearon la basura

y las viejas no baldearon la vereda.

Esta noche apagaron los asados
y desconectaron los mediotanques.
No hubo feria ni ensayo,
hoy Ansina no salió.

Maldonado y Yaro está cambiado:
se prendieron la luces
y las baldosas se arreglaron.
En las casas hay edificios
y Roberto está cerrado.

——————————————————————–

Clash, veinti-pico de agosto 2016

Anuncios